Posts Tagged ‘Chiquito’

Día 18 – Contate otro

01/08/2009

Todas mis amigas respondieron al mail enseguida y, espontáneamente, se dieron cita al día siguiente en casa. Además de escribirme para confirmar su presencia, Lore me llamó para ver cómo estaba y, de paso, recomendarme una película que había visto recientemente y que le parecía que a mí me iba a encantar: “Once”.  Como se trataba de un musical, creí que sería ideal para reconfortarme, porque me conectaría con un amor que nunca jamás me abandonaría: la música.

Ese día, como todavía faltaban unas horas para que llegara el “comité de amigas en emergencia amorosa”, me hice de un paquete gigante de papas fritas Bum, me puse el pijama, los escarpines, una de las tantas bufandas que me tejió mamá, como para tenerla un poquito más cerca, y me dispuse a verla. Al comienzo, la imagen de un músico tan talentoso tocando en la calle, pasando desapercibido, me estrujó un poco el corazón, pero sobreviví. Lo peor llegaría cuando éste encuentra a una inmigrante pobre y ambos se van a tocar a una casa de instrumentos que siempre le permitía a ella usar el piano durante el horario del almuerzo. Él le da la letra de una canción de su autoría escrita en un cuadernito, le tira unos acordes y la melodía con la guitarra y ambos empiezan a tocar una de las piezas más lindas y conmovedoras que escuché en los últimos tiempos, llamada “Falling Slowly”. Sin darme cuenta, de pronto, estaba abrazada al rollo de papel absorbente, llorando como una condenada, con los mocos colgando y llena de migas de papas fritas desparramadas en la bufanda.

Gabriel: Sol, ¿qué te pasa? –me preguntaba desde la puerta de mi habitación, con voz suave y las cejas entornadas.

-Sol: Es que… ¡Bwwwwwwwwaaaaaaaaa! –apenas vi que Gabriel se acercaba con los brazos abiertos y con la clara intención de consolarme, me incorporé-. ¿No te enseñaron a tocar la puerta en tu casa? No pasa nada, me emocioné con la película. La tenés que ver…

-Gabriel: Ah, “Once”. La vi el otro día. Es linda, pero un poco aburrida… -me dijo, después de mirar la pantalla de la laptop para averiguar de qué película le hablaba.

-Sol: ¿Me trajiste la copia de la denuncia? Mirá que hoy viene Pola y en serio te puede ayudar –tuve la lucidez de recordar cómo deshacerme de Gabriel.

-Gabriel: Ehhh… en realidad, hoy se la llevé a Chiquito, él lo puede rastrear, pero dudo mucho que lo encuentre, seguro los datos que me dio el tipo son falsos –Chiquito no es justamente chiquito, es más bien un urso que trabaja para la SIDE y que yo conocí en la época en que estaba con Alfredo, era uno más del grupo y uno de los pocos que Gabriel seguía frecuentando.

-Sol: Serias dudas me da que un inepto como ése conserve su trabajo -siempre me causó gracia la paradoja de los servicios de “inteligencia”, que tienen entre sus huestes a giles como Chiquito, capaz de contarle a todo el mundo que trabajaba encubierto en tal o cual causa. Es como si 007 se infiltrara entre un grupo de malosos y se presentara diciendo: “Hola, ¿qué tal, malosos? Soy Bond, James Bond y vine a espiarlos”. Chiquito, además, es un fascista recalcitrante que una vez tuvo el tino de tildarme de “peligrosa” porque, según él, de protestas como las que organizábamos en el conservatorio por las pésimas condiciones edilicias, habían surgido los subversivos montoneros y marxistas. En fin, un idiota con licencia para matar.

-Gabriel: ¿Así que hoy vienen tus amigas?

-Sol: Sí, hoy, así que reponé de una buena vez todas las cervezas que te tomaste y nada de traer esas baratas que tomás vos.

-Gabriel: Bueno, pero antes me baño, quiero estar presentable.

-Sol: Eso no lo vas a lograr con una ducha. Además, ni te peines que en esta foto no salís. Es no-che-de-chi-cas –le guiñe un ojo y le pregunté-, ¿entendés? Así que armate un plan, porque queremos estar solas, sin buitres sobrevolando. De todos modos, con mis amigas no tenés chance, ya te lo dije.

-Gabriel: Está bien, Sol. Pero, ¿por qué estás tan agresiva conmigo? –me interrogó extrañado.

-Sol: ¡Jajajajajaja! ¡Al fin algo que te puedo agradecer! ¡Me hiciste reir!